piensoparavivir

Rincón verbálico de Indalo. ¡Cuántos libros por leer! y lástima, que la vida sea tan breve.

En la barra del café

Deja un comentario

Barra bar

Acuarela de Josehmari2

El café es la bebida (tras el agua) más consumida en el mundo y su consumo es imprescindible para una mayoría de personas. Un café es pretexto para una invitación, para acabar un buen ágape o simplemente para espabilarse de buena mañana o alargar una velada. Me gusta observar desde la barra de cualquier bar que sirva buen café, cosa cada vez harto difícil, a la gente. Café corto, largo, doble, cortado, manchaíto (descubrí en Sevilla), con leche, sin azúcar, con sacarina, trifásico o carajillo de ron, anís, coñac, güisqui (sí, está bien escrito)….Del carajillo recuerdo que tiempo atrás, en establecimientos de copete, tenías que pedirlo como picardía o perfumado. Los tiempos han cambiado. En fin, que hay múltiples maneras de degustar el café. La más rara que he visto es a una inglesa acompañar un café con leche con una tapa de berberechos. Menos extraño es ver que pidan un cortado con la leche caliente y después de dos sorbos decir que está muy caliente y demandar que se le añada leche fría. Es una forma de tomarse un café con leche a precio de cortado. Tampoco es inusual observar que a un café descafeinado con leche descremada y sacarina se le acompañe con un croissant de chocolate o una pasta de crema. Una forma de repartir el cargo de conciencia. El café tomarlo con amigos parece que reafirma la amistad. Ésta, decía Kant, es como el café, una vez frío nunca vuelve a su sabor original, aún si es recalentado. No obstante discrepo, en verano, me gusta con hielo.
Lo que me tiene más intrigado es la forma de utilizar la cucharilla. Dejo al margen a los que beben sin sacar la cucharilla de la taza o vaso, con el dedo meñique brindando al sol o los que apuran el azúcar mal disuelto que ha quedado en el fondo. Me refiero a remover con la cucharilla a la derecha, en el sentido de las agujas del reloj, a la izquierda o de forma indistinta. En principio parecería lógico atribuir la forma de dar vueltas con la cucharilla a la condición de ser diestro, zurdo o ambidiestro. Pues no. He dado con una estadística en un blog. De 1.847 opiniones, en que los zurdos son minoría, sale el siguiente resultado: 50% a la derecha, 35% a la izquierda y 15% indistintamente.
No sé por que extraña premonición se me ha ocurrido examinar la composición del Congreso de los Diputados y ¡eureka! la composición es PP 53%, PSOE+Izquierda plural 34,5% y resto de partidos 12,5%.
Mientras pienso si a partir de ahora pongo azúcar al café, os invito a ( Ojalá que llueva) café.
Pero, por favor, ¡ no removed a la derecha !.

El café es un veneno tan lento, que llevo cuarenta años tomándolo (Voltaire)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s