piensoparavivir

Rincón verbálico de Indalo. ¡Cuántos libros por leer! y lástima, que la vida sea tan breve.


Deja un comentario

Pingüino en paro

PingüinoLeo la noticia de que en Sevilla en zonas de Tres Barrios, como Los Pajaritos, el 70% está en paro. Somos 24 en el bloque y no trabaja ninguno afirma un vecino. Me adentro en la noticia, consulto el callejero de Sevilla y observo que Los Pajaritos es un conglomerado de calles con nombres de aves variopintas. Conviven el gorrión, tordo, estornino, golondrina, jilguero, tórtola o perdiz ante la atenta mirada del azor, el milano y el gavilán. Está la altiva gaviota pepera y el filósofo buho. Sorprende la presencia del flamenco aunque los vecinos se lo tomen como cante jondo. Lo llamativo es que todas estas aves tengan de vecino a un pingüino. No pega. Desconozco la razón de su presencia, alguna habrá, pero ahí está. Tengo una idea: Recuerdo en los años 80 a un conjunto musical (no sé si todavía existe) de nombre Un pingüino en el ascensor y que publicó un álbum titulado Disfrutar con las desgracias ajenas. Se lo regalaría al pájaro. Rajoy con dedicatoria de Los Pajaritos. Está caliente su último discurso y sería bueno que se enterase, como ejemplo, (incluida la Junta de Andalucía) de cómo está el país. ¡Vaya pájaros y qué cante tiene el gobierno!


Deja un comentario

Cinefórum político

Cine forum3

Dos hombres y un destino

Uno, incoloro como el hombre del traje gris y en ocasiones el hombre invisible. El otro, rebelde sin causa, solo ante el peligro y con la mente puesta en el proceso. Parece que todos los hombres del presidente piden a éste un retorno al pasado, mientras el convergente es divergente y desea un regreso al futuro. Esto no puede durar de aquí a la eternidad. Y sería deseable diplomacia. No sé si veremos el resplandor de lo que podría ser el reencuentro entre unos malditos vecinos. El silencio de los corderos ya no existe y el deseo ciudadano es que el último tren no lleve al abismo. Se presentan tiempos difíciles y lo menos que se puede pedir es que cada parte se atenga a los límites de la verdad. Esto  solo es el principio de unos horizontes lejanos, aunque el camino a recorrer de plácido no tendrá nada.

 Comprobar películas en Filmaffinity

Publicado en La Vanguardia el 18/11/2014


Deja un comentario

Todos a la cárcel

la puerta verde

Otra noche más que no duermo, otra noche más que se pierde. ¿Qué habrá tras de esa puerta verde? Suena alegremente un piano viejo tras la puerta verde. Todos ríen y no sé qué pasa tras la puerta verde. No descansaré hasta saber qué hay tras la puerta verde. Toqué y cuando contestaron, dije: aquí a mí me llamaron. Risas y enseguida me echaron. Sólo pude ver que mucha gente allí se divertía. Y, que entre tanto humo, todo allí se confundía. Yo quisiera estar del otro lado de la puerta verde. Otra noche más que no duermo, otra noche más que se pierde. ¿Qué habrá tras de esa puerta verde? ¿Qué habrá tras de esa puerta verde?

 Pues tras la puerta verde está la libertad que muchos corruptos no tendrán. Eso no lo cantaban los hermanos Llopis. ¡Está cantado!.
 


Deja un comentario

Felicidad suprema

FelicidadEl presidente venezolano Nicolás Maduro ha anunciado la creación del viceministerio de la Suprema Felicidad, un organismo coordinador de los programas sociales conocidos como misiones, y establecidos con el fin de aliviar la pobreza en Venezuela.

Si es cierto, que este concepto de la suprema felicidad ya estaba explícito en el ideario bolivariano y así lo publicaba en marzo del 2011 el rimbombante Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria.

Hasta aquí la noticia. Repuesto de la perplejidad  de la misma  he empezado a cavilar como se puede obtener la suprema felicidad por ley. El objetivo del gobierno venezolano es el de dotar a sus ciudadanos del bienestar social, físico, emocional, mental y espiritual. Ni más ni menos.

Desconozco si el señor Maduro es muy leído. Quizás tenga de libro de cabecera Un mundo feliz de Adolf Huxley y piense que para asegurar a sus ciudadanos una suprema felicidad, éstos deben ser manipulados en su libertad de expresión y elección espiritual así como del ejercicio intelectual. ¿O a lo mejor ha leído a Georges Orwell? Si es así, debería crear como hace El Gran Hermano en la obra 1984, el Ministerio de la Verdad en que uno de sus lemas reza: La ignorancia es la fuerza.

 El presidente Maduro, madurando la idea debe estar, calambur incluido.


Deja un comentario

El último cromo

MaravillasEstos días al presidente de un país le ha dado por hablar eufemísticamente del cambio de cromos para afirmar su posición con respecto a otro. En el sentido literal no creo que en su niñez haya hecho colección de cromos y ahora que los tiene no sabe o no le interesa negociarlos. Acudo a mi archivo de recuerdos y tengo muy presente el álbum de Las Maravillas del Mundo, por cierto reeditado por Bruguera y del que nunca pude completar los 250 cromos a todo color de que constaba la colección. En una época en blanco y negro esta educativa colección nos hacía contemplar un mundo de color y viajar soñando a través de él. Tenía gran envidia de un compañero de curso que consiguió terminarla y del que nunca conseguí cambiarle cromos. Fue una gran frustración. Ya han pasado muchos años y los cromos de aquel compañero  se han vuelto grises como las expectativas del país.

Señor presidente: sus cromos ya no interesan. No son las maravillas del mundo.


Deja un comentario

¿Profesor yo?

DURANHace unos días, el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, declaraba en una emisora de radio que no se planteaba abandonar la política y dedicarse a la docencia: “¿Profesor yo? ¿De qué viviría, de qué comería? Los pobres profesores ganan muy poco. No tendría suficiente”, dijo.

De pequeño había oído más de una vez la frase “pasa más hambre que un maestro de escuela”. Es posible que la tenga interiorizada en su subconsciente el señor Duran. En estos momentos de recortes en educación el comentario del político chirría. El colectivo docente merece un mayor respeto y cuanto menos unas disculpas públicas que por el momento brillan por su ausencia.

Lee la carta que le dirige un profesor universitario. Pincha aquí.